¿Tiene una reclamación contra una institución u órgano de la UE?

Acerca de la Red Europea de Defensores del Pueblo

La Red Europea de Defensores del Pueblo, puesta en marcha en 1996, es una red informal que permite a los defensores del pueblo y órganos similares intercambiar información sobre el Derecho y las políticas de la Unión, así como compartir buenas prácticas. El Defensor del Pueblo Europeo es responsable de la coordinación de la Red.

Entre los miembros de la Red figuran defensores del pueblo nacionales y regionales de los Estados miembros de la UE, de los países candidatos a la UE y de los países del EEE, así como el Defensor del Pueblo Europeo y la Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo.

Con el objetivo de garantizar los derechos de los ciudadanos en virtud del Derecho de la Unión, la Red facilita la cooperación entre los defensores del pueblo en asuntos de interés común. A través de investigaciones paralelas, el Defensor del Pueblo Europeo y los miembros de la Red colaboran para examinar cuestiones que atañen a la administración de la UE y a las administraciones nacionales o regionales.

Por ejemplo, el Defensor del Pueblo Europeo solicitó a los miembros de la Red su contribución durante su investigación sobre el modo en que Frontex aborda las supuestas violaciones de los derechos fundamentales a través de su «Mecanismo de Reclamaciones». Del mismo modo, mientras el Defensor del Pueblo Europeo investigaba el modo en que la Comisión Europea supervisa el uso de los Fondos Estructurales y de Inversión de la UE para promover el derecho de las personas con diversidad funcional a una vida independiente, algunos miembros de la Red examinaban simultáneamente el uso de estos fondos en sus países o regiones.

Los miembros de la Red también pueden realizar consultas en las que hacen preguntas sobre el Derecho de la Unión que hayan surgido durante sus investigaciones. Para responder a las consultas, el Defensor del Pueblo Europeo actúa como enlace con expertos de las instituciones de la UE, principalmente con la Comisión Europea.

El Defensor del Pueblo Europeo organiza periódicamente conferencias para los miembros de la Red, así como seminarios para miembros del personal con perfil de investigación y de perfil especializado.

La Red Europea de Defensores del Pueblo – Declaración

Declaración adoptada en el VI Seminario de Defensores del Pueblo nacionales de los Estados Miembros de la UE y de los países candidatos; Estrasburgo, 14-16 de octubre de 2007.

La Red Europea de Defensores del Pueblo ha elaborado la presente declaración para que la dimensión relativa a la Unión Europea (UE) del trabajo desempeñado por los Defensores del Pueblo se conozca mejor, así como para aclarar qué servicios prestan a los ciudadanos que presentan reclamaciones sobre cuestiones relativas al ámbito de aplicación del Derecho de la UE.

Los Defensores del Pueblo nacionales y regionales son fundamentales a la hora de garantizar que los ciudadanos y los residentes de la UE puedan conocer sus derechos y disfrutar de los mismos. Junto con el Defensor del Pueblo Europeo, los Defensores del Pueblo nacionales y regionales forman la Red Europea de Defensores del Pueblo.

La Red Europea de Defensores del Pueblo engloba, con carácter voluntario, a los Defensores del Pueblo nacionales y regionales y a organismos similares de los Estados miembros de la Unión Europea, a los Defensores del Pueblo nacionales de los países candidatos a la adhesión, de Islandia y Noruega, así como al Defensor del Pueblo Europeo y a la Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo. En Alemania, los comités de peticiones a nivel nacional y regional tienen un rol similar al de los Defensores del Pueblo y forman parte de la Red.

La legislación y las políticas de la UE tienen cada día más influencia en la vida cotidiana de los ciudadanos y residentes de los Estados miembros. En la mayor parte de los casos, las autoridades públicas de los Estados miembros son las encargadas de aplicar la legislación y las políticas de la UE. Los Defensores del Pueblo nacionales y regionales gestionan las reclamaciones contra las autoridades públicas de los Estados miembros, incluidas las relativas a las actividades que entran dentro del ámbito de aplicación del Derecho de la UE. El Defensor del Pueblo Europeo, por su parte, supervisa a las instituciones de la UE, como por ejemplo la Comisión Europea.

El Defensor del Pueblo nacional o regional competente es el responsable de tratar las reclamaciones sobre la actuación de las autoridades públicas de un Estado miembro, incluidas las relativas a cuestiones que entren dentro del ámbito de aplicación del Derecho de la UE. El Defensor del Pueblo Europeo investiga las reclamaciones sobre instituciones y órganos de la Unión Europea.

Si bien las competencias y responsabilidades de los distintos Defensores del Pueblo que participan en la Red son muy diferentes, todos ellos tienen el compromiso de proporcionar un servicio público imparcial, eficaz y justo. Dentro del marco de sus competencias, los miembros de la Red respaldan los principios en los que se basa la Unión Europea.

«La Unión se basa en los principios de libertad, democracia, respeto de los derechos humanos y de las libertades fundamentales y el Estado de derecho, principios que son comunes a los Estados miembros» (apartado 1 del artículo 6 del Tratado de la Unión Europea).

Entre las actividades más importantes de la Red se encuentra la de compartir información sobre el Derecho de la UE y las buenas prácticas, así como la de proporcionar el mejor servicio posible al público. Los Defensores del Pueblo nacionales y regionales que integran la Red pueden solicitar al Defensor del Pueblo Europeo respuestas por escrito sobre cuestiones relacionadas con el Derecho de la UE y su interpretación, incluyéndose en este ámbito aquellas cuestiones que pudieren aparecer al tratar casos individuales.

Rol y función de los Defensores del Pueblo

Los Defensores del Pueblo miembros de la Red son personas independientes e imparciales, cuya función ha sido creada por vía constitucional o por ley, y se encargan de tratar reclamaciones sobre la actuación de las autoridades públicas.

Los defensores trabajan para resolver de manera satisfactoria las reclamaciones que tratan. Tras analizar la reclamación y considerarla justificada, un Defensor del Pueblo puede criticar la forma en que la administración ha actuado y exponer cómo, a su juicio, se debería haber gestionado la situación. En muchos países, el Defensor del Pueblo también puede proponer soluciones como, por ejemplo, revisar una decisión, presentar excusas u ofrecer una compensación financiera. Algunos Defensores del Pueblo pueden intentar conseguir una solución amistosa a una reclamación.

En algunos casos, el reclamante puede optar entre dirigirse al Defensor del Pueblo o a un tribunal. No obstante, un Defensor del Pueblo generalmente no puede gestionar una reclamación si un tribunal está tratando el asunto o se ha ocupado ya del mismo. Las decisiones del Defensor del Pueblo, a diferencia de las de los tribunales, no son jurídicamente vinculantes. A pesar de ello, las autoridades públicas suelen seguir las recomendaciones del Defensor del Pueblo, ya que, de no ser así, el Defensor puede notificar el asunto al Parlamento, atrayendo con ello la atención política y del público en general sobre el caso.

Además de gestionar reclamaciones, los Defensores del Pueblo también trabajan de forma pro-activa para que mejore la calidad de la administración pública y de los servicios públicos. Fomentan la buena administración y el respeto de los derechos, proponen soluciones adecuadas a problemas recurrentes, divulgan mejores prácticas y promueven una cultura de servicio.

Los Defensores del Pueblo animan a las autoridades públicas a considerar las reclamaciones como oportunidades para dialogar de manera eficaz con los reclamantes y corregir las posibles carencias de sus servicios. Por consiguiente, la mayoría de Defensores del Pueblo no investigan las reclamaciones hasta que el organismo contra el que se reclame haya tenido una oportunidad razonable de abordar el asunto.

Las razones concretas que justifican la intervención de un Defensor del Pueblo pueden variar en el ámbito de la Red, pero entre ellas figuran, por regla general, las siguientes: la vulneración de los derechos, incluidos los derechos humanos y fundamentales; cualquier otro tipo de conducta ilegal, incluyendo la infracción de los principios generales del Derecho; y toda acción que no sea conforme con los principios de la buena administración. Entre los ejemplos de mala administración que un Defensor del Pueblo puede contribuir a corregir figuran los retrasos injustificados, el incumplimiento de prácticas o procedimientos establecidos, la falta de imparcialidad, la injusticia, la transmisión de información o de consejos erróneos, la incoherencia y la descortesía.

Servicio al público

Los Defensores del Pueblo miembros de la Red tienen el compromiso de ser corteses y respetuosos con los ciudadanos que acuden a ellos. Su objetivo es ser accesibles y serviciales, justos, imparciales, coherentes y eficaces.

Dentro de los límites fijados por la ley y por la necesidad de respetar la vida privada y las razones legítimas que imponen la confidencialidad, los Defensores del Pueblo tienen como objetivo la transparencia de sus acciones y decisiones: publican los criterios que aplican al examinar las reclamaciones, exponen las razones en las que se basan sus decisiones, e informan públicamente sobre sus actividades.

Los Defensores del Pueblo se esfuerzan por mantener un equilibrio adecuado entre la minuciosidad y la rapidez de sus investigaciones, teniendo en cuenta los intereses del reclamante y la necesidad de usar los recursos de manera eficaz.

Accesibilidad

Los Defensores del Pueblo que participan en la Red se esfuerzan por facilitar un acceso libre e igual a todas las personas que tienen derecho a usar sus servicios.

Por regla general, las reclamaciones pueden dirigirse directamente a un Defensor del Pueblo.

Los servicios de un Defensor del Pueblo son generalmente gratuitos para el reclamante.

En caso de que la legislación imponga excepciones a lo indicado anteriormente, el Defensor del Pueblo velará por minimizar las repercusiones negativas para los reclamantes, en la medida de lo posible.

Gestión de las reclamaciones

Los Defensores del Pueblo que forman parte de la Red tienen como objetivo gestionar con prontitud y efectividad las reclamaciones. Para ello, toman en consideración las normas de la UE aplicables, incluyéndose también los principios generales de Derecho, como por ejemplo el respeto por los derechos fundamentales. A este respecto, la Carta de Derechos Fundamentales de la UE puede ser un buen punto de referencia.

Cada una de las reclamaciones recibidas es analizada en detalle con el propósito de encontrar una solución adecuada.

En aquellos casos en que la reclamación se declara improcedente, el Defensor del Pueblo informa rápidamente al reclamante y le explica claramente la razón o razones de esa decisión. Si procede, el Defensor del Pueblo remite al reclamante a otro organismo que pueda ayudarle.

Algunos Defensores del Pueblo recurren a un procedimiento simplificado en caso de que un análisis preliminar demuestre que el problema planteado por el reclamante pudiera tratarse rápidamente, por ejemplo, mediante una llamada telefónica.

En aquellos casos en que se justifica una investigación en profundidad sobre la reclamación, el Defensor del Pueblo facilita información sobre el asunto al reclamante, o se asegura de que puede obtenerla sin mayores problemas. Dicha información puede estar relacionada, por ejemplo, con los siguientes aspectos:

  • el procedimiento utilizado;
  • el ámbito de la investigación, incluido el asunto o asuntos que se estén siendo investigados; y
  • los avances de la investigación.

Una vez concluida la investigación, el Defensor del Pueblo publica un informe escrito o una decisión en los que, generalmente, se recogen los puntos siguientes:

  • los resultados de la investigación realizada por el Defensor del Pueblo;
  • la opinión del Defensor del Pueblo sobre si considera que la reclamación está justificada parcial o totalmente, y las razones para esto; así como
  • las recomendaciones del Defensor del Pueblo, si procede, dirigidas a la autoridad pública competente.

Publicación de la información

Los Defensores de la Red publican información de fácil comprensión, de manera accesible. Dicha información puede incluir, por ejemplo:

  • quién puede presentar una reclamación;
  • las autoridades públicas contra las que se pueden reclamar;
  • las actividades que pueden ser objeto de reclamación, incluidas las que entran dentro del ámbito de aplicación del Derecho de la UE;
  • las condiciones para la admisibilidad de las reclamaciones;
  • cómo presentar una reclamación;
  • la lengua o lenguas que pueden utilizarse para presentar una reclamación;
  • (si procede) las condiciones en las que el Defensor del Pueblo recurre a un procedimiento simplificado;
  • cómo hacerse aconsejar de manera individual sobre la posibilidad de presentar una reclamación (por ejemplo, línea telefónica directa); y
  • los posibles resultados y soluciones si la reclamación está justificada.

El Defensor del Pueblo Europeo se ha comprometido a facilitar el acceso a la información publicada por los miembros nacionales y regionales de la Red.

La página web del Defensor del Pueblo Europeo http://www.ombudsman.europa.eu contiene información sobre la Red y enlaces a las webs de sus miembros. El sitio internet contiene también una guía interactiva que puede ser utilizada para encontrar qué Defensor del Pueblo, o incluso qué otra institución, puede ayudar de la mejor manera posible al denunciante, o responder a su solicitud de información. Esta información también está también disponible previa petición a la Secretaría del Defensor del Pueblo Europeo (tel. +33 3 88 17 23 13).

Mejora constante del servicio al público

Los Defensores de la Red intentan mejorar continuamente su servicio al público. En este contexto, se revisará la presente declaración siempre que sea necesario, para que refleje la evolución de las mejores prácticas.