You have a complaint
against an EU institution or body?

Informe relativo a la consulta pública del Defensor del Pueblo Europeo - Transparencia y participación pública (ATCI)

Diciembre de 2014

Nota: Las opiniones contenidas en el presente informe reflejan las contribuciones a la consulta pública y no deben considerarse como la posición del Defensor del Pueblo Europeo.

Nota: El presente documento ha sido traducido del inglés por el Centro de Traducción de la UE.

1. Antecedentes

El 29 de julio de 2014, la Defensora del Pueblo Europeo inició una investigación de oficio dirigida a la Comisión Europea en relación con la transparencia y la participación pública en las negociaciones que se desarrollan en el marco de la Asociación Transatlántica de Comercio e Inversión (ATCI). El 19 de septiembre de 2014 la Defensora del Pueblo Europeo inició una consulta pública en el marco de dicha investigación. La consulta tenía por objeto brindar a la ciudadanía la oportunidad de manifestar sus puntos de vista sobre las cuestiones planteadas en la investigación. La Defensora del Pueblo Europeo declaró que tendría en cuenta las contribuciones recibidas antes de presentar un conjunto de propuestas adicionales que habrían de ser tomadas en cuenta por la Comisión a medida que avanzan las negociaciones. La Defensora tiene la intención de publicar su decisión sobre este asunto en enero de 2015.

2. Panorama general de las respuestas

La Defensora del Pueblo Europeo recibió 315 respuestas en la dirección de correo electrónico habilitada para esta consulta pública. Cincuenta y cinco  respuestas fueron presentadas por organizaciones, 3 por diputados del Parlamento Europeo y 257 procedían de particulares (véase el anexo). El inglés fue la lengua empleada en 242 respuestas, mientras que el resto de las respuestas estaban redactadas en otras ocho lenguas oficiales de la UE (francés: 30, español: 17, alemán: 14, neerlandés: 4, esloveno: 3, polaco: 2, sueco: 2, italiano: 1). En la sección 3 que figura a continuación se ponen de relieve las principales propuestas incluidas en dichas respuestas. Las propias respuestas facilitan información adicional.

La Defensora del Pueblo Europeo recibió asimismo más de 6 000 correos electrónicos, predominantemente en inglés, remitidos por particulares  interesados[1]. La preocupación que aflora en la mayoría de estos correos electrónicos (y en muchas de las respuestas transmitidas a la dirección de correo electrónico habilitada para esta consulta) tiene que ver con la necesidad de una mayor transparencia, por parte de la UE, en relación con la ATCI, en particular por lo que se refiere a sus contactos con los representantes del sector empresarial. Dada el elevado número de particulares que han invocado esta necesidad, la Defensora del Pueblo Europeo considera adecuado citarlos al iniciar el  presente informe:

«La UE debería ser extremadamente abierta y transparente y comunicar de inmediato toda la información relacionada con las negociaciones en el marco de la ATCI, especialmente cuando implica ámbitos tales como las normas medioambientales, los derechos y la salud y la higiene de los trabajadores.

La UE debería hacer pública toda la comunicación entablada entre los grupos de presión de las grandes empresas. Es de lamentar que, por el momento, las empresas disponen de más acceso a las negociaciones que el ciudadano corriente. Es necesario cambiar esto.

La UE debería publicar una lista de todas las reuniones que han mantenido las empresas y los legisladores.».

3. Panorama general de las respuestas a cada pregunta

Medidas concretas (Pregunta nº 1)

En su opinión, ¿qué medidas concretas podría adoptar la Comisión para dotar de mayor transparencia a las negociaciones de la ATCI? ¿En qué aspectos específicos considera que existe margen de mejora?

Transparencia

Los participantes desearían ver publicado en línea un mayor número de documentos y un mayor volumen de información sobre la ATCI. Este material debería estar disponible lo antes posible, ser actualizado con regularidad, ser fácilmente localizable y, en la hipótesis ideal, estar redactado en todas las lenguas oficiales de la UE. La Comisión debería aprovechar las posibilidades que brinda la tecnología para, por ejemplo, permitir que el público solicite notificaciones sobre modificaciones en los documentos y sobre documentos de reciente publicación. Deberían ofrecerse explicaciones detalladas en relación con el contenido de los documentos esenciales.

Algunos participantes sostienen que la Comisión ha adoptado ya medidas de transparencia sin precedentes y que comprometen la seguridad de las negociaciones. A juicio de estos participantes, si la UE quiere alcanzar un buen resultado en las negociaciones, apenas le queda margen para una mayor transparencia.

Una serie de participantes respaldaron la propuesta de la Defensora del Pueblo Europeo de contar con un registro público de los documentos generados en el marco de la ATCI, con enlaces que faciliten al público la consulta de los documentos. El registro incluiría una referencia a los documentos confidenciales con el título correspondiente, así como el motivo de su confidencialidad. Esto permitiría a los solicitantes formular peticiones de acceso público con mayor precisión.

Se mencionaron las siguientes categorías de documentos de la negociación[2] como de especial interés, a efectos de su posible divulgación:

  • Directrices de negociación (mandato).
  • Documentos de posición inicial de la UE en relación con todos los sectores cubiertos por el mandato (como indicaron algunos participantes, los documentos de posición podrían ser más detallados y actualizados a medida que avancen las negociaciones).
  • Posiciones de negociación anteriores a cada ronda de negociaciones (así como otros documentos presentados por la UE en relación con sus posiciones negociadoras a lo largo de las negociaciones, según indicaron algunos participantes).
  •  Propuestas de ofertas preliminares de todos los temas no estrictamente relacionados con los aranceles, al menos por parte de la UE (un participante mencionó que la Comisión podría hacer públicos todos los documentos y propuestas de la UE, una vez presentados, dado que esto, por definición, ya no entraña el riesgo de  revelar a los EE. UU. la estrategia de la Comisión).
  • Textos consolidados antes de cada ronda de negociación (un diputado del Parlamento Europeo solicitó la publicación de los textos consolidados relacionados con los derechos fundamentales, la salud pública, el medio ambiente y otras cuestiones de especial interés público. También deberían hacerse públicos otros textos consolidados tan pronto como el Parlamento considere que se ha alcanzado un nivel básico de acuerdo entre las dos partes).
  • Versiones preliminares y versiones definitivas de los capítulos individuales.
  •  Órdenes del día e informes detallados de las rondas de negociación (muchos participantes acogieron con agrado el nuevo documento sobre el «Estado actual», que la Comisión publica después de cada ronda. Algunos participantes propusieron ampliarlo con el fin de incluir información sobre el contenido de lo que se hubiera acordado materia por materia, así como las cuestiones aún pendientes de debate).
  • El texto definitivo del acuerdo antes de su rúbrica.

Algunos participantes fueron más allá: uno en particular sugirió que la Comisión publicase todos los dictámenes jurídicos relativos a la interpretación del texto preliminar de negociación; otros mencionaron que la transparencia no debía circunscribirse únicamente a los documentos generados por la UE, sino también a los documentos estadounidenses en posesión de la UE[3].

Muchos participantes reconocieron la necesidad de que determinados documentos se mantuvieran confidenciales (por ejemplo, en el ámbito de los aranceles o el acceso al mercado para los servicios y la contratación pública). Algunos mencionaron que esto debería limitarse a proteger los intereses estratégicos durante las negociaciones y que debería limitarse en el tiempo. Además, la Comisión deberá explicar en qué términos la divulgación de documentos relevantes podría ser perjudicial para el proceso de negociación[4]. Un participante sugirió que el Defensor del Pueblo Europeo revisase automáticamente dichas decisiones, como si hubieran sido objeto de una reclamación.

Algunos participantes reclamaron normas inequívocas en relación con la clasificación de documentos a fin de evitar resoluciones arbitrarias. Un diputado del Parlamento Europeo formuló sugerencias más detalladas en dicha materia. Otros participantes propusieron la creación de un grupo especial externo para determinar la clasificación de los documentos de la ATCI, o que  un organismo independiente, como el Defensor del Pueblo Europeo, se ocupase de esta materia.

Algunos participantes subrayaron que no debería existir un criterio de acceso selectivo para ningún documento, ya que el principio rector debería consistir en que, si está disponible para alguien, ha de estar disponible para todos. Otro participante sugirió en este sentido poner a disposición del público una perspectiva general de los documentos divulgados, que incluyera los datos de los destinatarios. Otro contribuyente mencionó que el hecho de que los documentos ATCI, salvo el mandato, estén redactados en inglés solo viene a reforzar la impresión de que únicamente un grupo exclusivo puede tener acceso a los mismos.

Por último, en relación con la transparencia, se propusieron las medidas que figuran a continuación.

El proceso de negociación podría retransmitirse a través de la web, facilitando el acceso a las salas en las que se estén llevando a cabo las negociaciones a representantes acreditados sin derecho al uso de la palabra.

La Comisión podría organizar seminarios en línea a través de la web con el fin de explicar el proceso de las negociaciones comerciales e informar al público en general sobre los acuerdos de libre comercio. 

Participación pública

Muchos de los participantes presentaron ideas para promover una mayor participación pública, en particular en lo que se refiere a las siguientes cuestiones:

Grupo consultivo sobre la ATCI

La decisión de la Comisión de crear un Grupo consultivo fue acogida con generalizada satisfacción. Varias de las organizaciones representadas en el Grupo formularon las siguientes propuestas con el fin de aportar mejoras:

Composición

La Comisión debería revelar más información sobre la composición, el nombramiento y el papel del Grupo.

El Grupo que vaya a crearse debería ser más equilibrado. A juicio de uno de los participantes sindicales, los miembros de las empresas superan actualmente en número (cuatro a uno) a los miembros sindicales.

El Grupo debería ampliar su práctica de incluir expertos en temas específicos.

Acceso a la información

Los textos y las propuestas que están elaborándose para futuras rondas de negociaciones deberían presentarse oportunamente al Grupo con el fin de que los miembros, y sus expertos puedan facilitar comentarios detallados antes de cada ronda.

El Grupo debería tener acceso a los textos consolidados en los mismos términos que el Consejo y el Parlamento.

Debería facilitarse al Grupo resúmenes exhaustivos de las posiciones de los EE. UU., aun cuando EE.UU. no haga públicas tales posiciones. El Grupo también debería estar facultado para formular comentarios sobre las posiciones de los EE. UU.

Sala de lectura

Se debería dar traslado de la sala de lectura a una herramienta en línea de acceso protegido (por ejemplo, el ECAS), que permita a los miembros del Grupo y a sus expertos formular comentarios y modificaciones sirviéndose de la función  «control de cambios (track-changes)».

 Los expertos designados como suplentes de los miembros del Grupo para cuestiones específicas deberían tener acceso a la herramienta en línea de acceso protegido.

Deberían imponerse sanciones, como la exclusión del Grupo, a los miembros (o sus suplentes o expertos) que vulneren el principio de confidencialidad.

Reacciones

La Comisión debería responder a las observaciones y a las propuestas de modificación formuladas por los miembros del Grupo y sus suplentes.

La asesoría proporcionada por el Grupo debería ser objeto de publicación, así como la explicación del modo en que la Comisión ha tenido en cuenta dicha asesoría.

Consultas públicas

Se formularon las siguientes propuestas por lo que se refiere a las consultas públicas emprendidas por la Comisión en relación con la ATCI[5].

Varios participantes propusieron que la celebración de consultas públicas se ampliase igualmente a: i) los documentos de posición iniciales que debe elaborar la Comisión en relación con cada materia incluida en las directrices de negociación (o, opcionalmente, sobre cada aspecto comercial que afecte a la reglamentación  nacional y europea); ii) sobre cada capítulo específico, una vez que se haya concluido y publicado; iii) sobre el proyecto definitivo del texto consolidado antes de su rúbrica. Otros participantes mencionaron la necesidad de llevar a cabo una evaluación del impacto sobre la sostenibilidad.

Una serie de participantes señalaron que debería prestarse especial atención a la implicación de los grupos «poco representados». Las lenguas empleadas deberían ser adecuadas para fomentar la participación.

La Comisión debería abordar significativamente las respuestas, elaborar un informe de análisis detallado y llevar a cabo un diálogo específico con las partes interesadas a fin de debatir los resultados. Todas las propuestas presentadas como respuesta a estas consultas públicas deberían ser objeto de publicación en línea.

La Comisión debería garantizar que los resultados de las consultas públicas se reflejen íntegramente en la orientación seguida por las negociaciones. Cuando no sea así, la Comisión deberá ofrecer una explicación exhaustiva.

Varios de los contribuyentes llamaron la atención sobre los obstáculos técnicos a los que han tenido que hacer frente a la hora de responder a las consultas públicas, como los fallos del sistema, la limitación de caracteres en las opciones de texto libre y las preguntas sesgadas de opción múltiple.

Implicación de las partes interesadas

Implicación estructurada de las partes interesadas

Algunos participantes destacaron que la Dirección General de Comercio ha organizado ya múltiples reuniones sobre la ATCI en el marco de su ya consolidado Diálogo con la sociedad civil. Asimismo, se han organizado nuevas reuniones con las partes interesadas durante las rondas de negociación de la ATCI, las cuales les permiten expresar sus opiniones y recibir un resumen de los jefes negociadores de la UE y los EE. UU. Se formularon las siguientes propuestas de mejora:

Debería reforzarse el grupo de trabajo de la ATCI en el seno de la Comisión, haciendo especial hincapié en los puntos de enlace para la sociedad civil.

Uno de los participantes propuso que la Comisión crease un cronograma en el que se incluyesen todas las etapas de las negociaciones y los documentos publicados. La rápida publicación del calendario de sesiones de los grupos de negociación, así como de las fechas de cada ronda de negociación, es importante para mantener la implicación de las partes interesadas. Otra propuesta consistía en que la Comisión publicase un calendario de actividades para las futuras rondas de negociación ATCI, con indicación de una persona de contacto para las cuestiones específicas y a la que podrían dirigirse las propuestas recibidas del público.

La Comisión debería celebrar conferencias con las partes interesadas con anterioridad o inmediatamente después de cada ronda de negociaciones. Algunos participantes indicaron que debería elaborarse y proporcionarse, con mayor grado de agilidad que en la actualidad, un cuadro más detallado que indique la posición sobre cada capítulo (un documento de «situación actual» ampliado). 

La Comisión debería organizar resúmenes de las partes interesadas sobre cuestiones específicas[6]. Un participante mencionó que sería útil disponer de acceso a la información sobre el estado de las negociaciones en el ámbito de la educación de adultos, por ejemplo.

Por lo que se refiere a cuestiones que suscitan especial inquietud entre los interlocutores sociales, como es el caso de la normativa laboral, convendría adaptar las estructuras de diálogo social a fin de permitir el debate en más profundidad, así como la puesta a disposición de los textos. La Dirección General de Comercio, en colaboración con la DG de Empleo, debería promover un mayor debate sobre los aspectos relevantes de la ATCI en todas las comisiones de diálogo social sectorial existentes y crear foros de debate entre los interlocutores sociales allá donde no existan dichas comisiones. Un participante sindical mencionó que los sindicatos de la UE deberían tener acceso a los negociadores de la Unión Europea, en la misma medida en que los EE. UU. brinda dicha posibilidad a sus organizaciones sindicales.

La Comisión debería crear una sala de lectura digital que permita a las partes interesadas el acceso a documentos sectoriales específicos y confidenciales a través de un sistema de contraseña acreditado. Dicho sistema también permitiría el rastreo de las filtraciones de documentos confidenciales. Uno de los contribuyentes propuso la aplicación de sanciones por vulneración de la confidencialidad, incluidas, entre otras, la posesión, la transmisión, la copia o la publicación en sitios web de documentos confidenciales o partes de los mismos.

Algunas organizaciones empresariales propusieron la creación de un servicio de asistencia técnica a las PYME que sirviese como punto de contacto para las empresas, con el fin de recopilar información y ofrecer asesoramiento sobre los problemas de acceso al mercado como es el caso de los obstáculos comerciales, las impugnaciones de las contrataciones públicas, el cumplimiento de los requisitos de uso, etc. 

Implicación no estructurada de las partes interesadas

Además de las formas más estructuradas de participación de las partes interesadas señaladas con anterioridad, existen otras menos estructuradas y que consisten, en la mayoría de los casos, en reuniones y en correspondencia con la Comisión en relación con la ATCI. Un abrumador número de respuestas a la consulta pública de la Defensora del Pueblo planteaba inquietudes respecto a la supuesta dominancia corporativa en dichas reuniones y contactos. Se formularon las sugerencias que figuran a continuación con el fin de corregir esta cuestión.

La Comisión debería publicar una lista de todas las reuniones celebradas por los negociadores con las partes interesadas (incluidas las organizaciones industriales y  los grupos de presión). Dicha lista debería incluir la fecha de la reunión, los participantes y los temas debatidos (en forma de órdenes del día y actas, por ejemplo).

La Comisión debería publicar todas las comunicaciones escritas relacionadas con las negociaciones entre la Comisión y las partes interesadas, incluidas las presentaciones.

Debería publicarse la composición y las declaraciones de interés de los negociadores y de sus equipos a fin de evitar conflictos de intereses o la percepción de que existen tales conflictos. Ello habría de incluir a las personas físicas que hubieran tomado parte anteriormente en las negociaciones pero que en la actualidad hubieran abandonado la Comisión. En este último sentido, uno de los contribuyentes pidió a la Defensora del Pueblo Europeo que iniciase una investigación de oficio sobre los casos de «puertas giratorias», en el contexto de las negociaciones de la ATCI.

Según algunos participantes, más del 30 % de los grupos de interés del sector privado que han ejercido presión sobre la Comisión en relación con la ATCI no están registrados en el Registro de transparencia (voluntario). Según indicaron, obligar a las empresas que ejercen presión en la UE a inscribirse en el registro aumentaría la transparencia en este ámbito.

Algunos participantes sostuvieron que la cultura institucional dentro de la Comisión tiende a privilegiar los intereses de las empresas y la necesidad de que esto cambie.

Papel del Parlamento y del Consejo

Una serie de respuestas a la consulta pública planteaban propuestas relevantes para el Parlamento Europeo[7] y el Consejo. Dado que la investigación de la Defensora del Pueblo Europeo estaba centrada en la Comisión, a continuación se destacan aquellas propuestas sobre las que podría actuar la Comisión:

Se sugirió que la Comisión publicase todas las comunicaciones por escrito relacionadas con las negociaciones entre la Comisión y las partes institucionales interesadas (en especial, el Parlamento y los Estados miembros), así como una lista de todas las reuniones celebradas por la Comisión con el Parlamento y los Estados miembros.

Una propuesta recurrente respecto al papel del Parlamento Europeo consistía en que los diputados del Parlamento Europeo deberían estar plenamente informados, incluso al final de cada ronda de negociaciones, de manera que pudiesen seguir las negociaciones y analizar los proyectos y las versiones definitivas del acuerdo en nombre de sus votantes. Algunos participantes señalaron que el acceso a los textos consolidados debería ampliarse a otras comisiones parlamentarias (y no solo a la Comisión de Comercio Internacional) y ser más amplio.

Algunos participantes señalaron que las normas detalladas que rigen el modo en que se mantiene informado al Parlamento y al Consejo y que contribuyen al proceso de negociación deben ser públicas para que dichas instituciones, y las autoridades nacionales que puedan resultar implicadas, sean plenamente responsables ante los ciudadanos a los que representan.

Buenas prácticas (Pregunta nº 2)

Señale, por favor, algunos ejemplos de buenas prácticas en este ámbito que usted conozca (por ejemplo, en alguna Dirección General de la Comisión u organismo de carácter internacional) y que considere que la Comisión podría aplicar de forma generalizada.

Quienes respondieron a la consulta pública de la Defensora del Pueblo citaron numerosos ejemplos de buenas prácticas, en especial las siguientes:

OMPI: Muchos participantes mencionaron como ejemplo las negociaciones que dieron como resultado el Tratado de la Organización Mundial de la Propiedad Industrial para facilitar el acceso a obras publicadas de las personas con discapacidad visual, aunque algunos reconocieron que las negociaciones de la ATCI poseen una escala diferente. Se mencionaron medidas como la publicación de proyectos progresivamente actualizados de documentos de negociación, las negociaciones retransmitidas a través de la web de la OMPI y las salas de audición en las que las partes interesadas podían seguir y escuchar el trabajo de los negociadores sobre cuestiones específicas, así como el hecho de haber publicado en plazo oportuno los órdenes del día de las reuniones, las listas de participantes, los proyectos de cláusulas y los informes de progreso de las negociaciones. Se crearon los grupos de trabajo de las partes interesadas y se habilitó la comunicación en línea sobre los progresos de sus actividades. Las organizaciones de la sociedad civil presentaron observaciones a lo largo de todo el proceso y contribuyeron de manera eficaz al resultado definitivo, según los participantes[8].

OMC: Aunque los participantes reconocieron que la OMC es objeto de las críticas periódicas de la sociedad civil, argumentan que las presentaciones realizadas durante las negociaciones, así como las ofertas y los informes de los presidentes de las comisiones se encuentran disponibles en el sitio web de la OMC. En dicha página, pueden consultarse una gama de textos de las negociaciones, incluidos los proyectos de las propuestas iniciales, los textos de compromiso, las presentaciones nacionales y las actas de la mayoría de las reuniones. Los textos pueden consultarse en sus diferentes fases, desde la versión en la mesa de los negociadores hasta el compromiso definitivo acordado y las observaciones realizadas por los miembros de la OMC. A modo de ejemplo, el proceso de negociación de la OMC en relación con el Acuerdo de facilitación del comercio tuvo como práctica estándar que el texto consolidado de la negociación se hiciera público a través de su sitio web después de cada ronda de negociaciones y con anterioridad a la ronda siguiente. Algunos participantes propusieron que la OMC sirviese también como ejemplo en términos de difusión. En particular, durante las Conferencias ministeriales, se facilita a las ONG resúmenes diarios y estas pueden a su vez presentar documentos de posición sobre temas específicos de la OMC, que la Secretaría de dicha organización distribuye a los miembros.

ALCA: De conformidad con una serie de respuestas, a pesar de no alcanzar un acuerdo definitivo, el Acuerdo de Libre Comercio de las Américas (ALCA) resultó ser uno de los mejores ejemplos de cómo las negociaciones comerciales pueden ser abiertas y objeto de control público durante todas las negociaciones. Se creó un sitio web dedicado al ALCA, en el que se publicaba el texto completo del proyecto de acuerdo (al que algunos hicieron mención como «el texto consolidado de la negociación, el cual consideramos el documento más importante de cualquier negociación») cada vez que los negociadores alcanzaban consenso sobre una nueva versión. El sitio web también incluyó las presentaciones escritas de las organizaciones de la sociedad civil, información detallada sobre las instrucciones y los plazos recibidos por cada grupo de negociación, así como información sobre la presidencia de cada grupo en cada ronda de negociaciones. Los participantes que mencionaron este ejemplo comentaron que se invitó activamente a la sociedad civil a que aportase opiniones sobre cada aspecto del acuerdo, al tiempo que se identificó a los negociadores y se difundieron las buenas prácticas en relación con los esfuerzos de consulta de la sociedad civil a escala local y nacional.

CMNUCC: Según las contribuciones que mencionaron la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, los textos de las negociaciones y las presentaciones de las partes estuvieron disponibles antes de que comenzaran las negociaciones. Los observadores, incluso las partes interesadas externas, asisten a las sesiones y pueden realizar presentaciones, a petición de las partes.

La Convención de Aarhus: Otras contribuciones mencionaron que debe fomentarse la transparencia de acuerdo con los estándares de la Convención de Aarhus. Según señalaron, las reuniones de su órgano de gobierno y sus órganos subsidiarios son, por regla general, públicas. Los observadores acreditados pueden participar en las reuniones de las partes y en los grupos de redacción para desarrollar textos durante las negociaciones. También se mencionó al Grupo de trabajo de la Convención de Aarhus sobre participación pública en foros internacionales.

Por último, los participantes mencionaron los siguientes organismos: i) la Dirección General de Medio Ambiente de la Comisión (en especial, sus procedimientos de elaboración de documentación no legislativa); ii) el Observatorio del Mercado Lácteo de la Dirección General de Agricultura; iii) la decisión de 2010 de la Comisión de publicar un proyecto de deliberación del Acuerdo Comercial de Lucha contra la Falsificación (ACTA); iv) las negociaciones de la Organización Mundial de la Salud sobre la Convención para el Control del Tabaco, en especial estuvieron disponibles en Internet las actas de las reuniones del órgano de dirección; v) el compendio de la CEPE-ONU de los estudios de caso de buenas prácticas sobre promoción de la participación pública,  vi) las consultas públicas organizadas por la Agencia británica del Medio Ambiente; vii) el «Código de prácticas de consulta con el público interesado en los procedimientos de adopción de normativas» de Croacia y, en particular, la Oficina croata de cooperación con las ONG; y viii) la Unión Internacional de Telecomunicaciones que, según un participante, comenzó la retransmisión en línea las reuniones y la publicación de más documentos (informes, modificaciones, posiciones del Estado miembro) para abordar las críticas de las ONG.

Efectos de la transparencia (Pregunta nº 3)

Explique, por favor, de qué modo una mayor transparencia podría afectar a los resultados de las negociaciones.

La mayoría de las respuestas reclamaron que una mayor transparencia influiría positivamente sobre el resultado de las negociaciones. Más en concreto, se especificó que una mayor transparencia:

  • Ayudará a redefinir el proceso mediante el cual se adoptan importantes decisiones en las negociaciones comerciales haciendo, por tanto, que la Comisión sea más abierta, más responsable y que sean depositarios de una mayor confianza.
  • Derivará en legitimidad democrática y mejorará la eficacia, la calidad y el equilibrio del acuerdo. La ATCI aborda en profundidad cuestiones normativas para las que la UE ha establecido procedimientos de participación pública y transparencia.
  • Será beneficiosa en términos más generales para el futuro de la UE, puesto que se percibe que la falta de transparencia sobre la ACTI reforzará el grupo de presión antieuropeo.
  • Es el mejor modo de desmontar mitos y percepciones erróneas sobre la ATCI.
  • Mejorará la calidad del debate público alrededor de la ATCI, permitiendo a las partes interesadas ejercer una influencia significativa en las negociaciones sobre la base de hechos y aumentando la posibilidad de que los parlamentos puedan dar su consentimiento.
  • Permitirá a una amplia gama de expertos proporcionar una aportación analítica a la Comisión (y al Parlamento).
  • Podría garantizar el apoyo de una amplia mayoría en el Parlamento Europeo de cara al resultado definitivo, garantizando que el Parlamento pueda expresar preocupaciones fundamentadas y evaluar si se han tenido en cuenta dichas preocupaciones.
  • Garantizará una rápida determinación de las disposiciones que no contarán con el apoyo de las partes interesadas clave (y que, de otro modo, no aflorarían sino durante el proceso de ratificación).
  • Reducirá el riesgo de que la ATCI corra la misma suerte que el ACTA, privando por tanto a los ciudadanos de la UE de los posibles efectos positivos de una ATCI exhaustiva.
  • Ha demostrado ser beneficiosa para el propio desarrollo del comercio[9].
  • Beneficiará al interés público en lugar de a los intereses privados.
  • Capacitará a los ciudadanos y a los políticos de todos los niveles y les permitirá entender perfectamente los cambios que este acuerdo traerá consigo.
  • Permitirá que aquellos países que resulten afectados por el acuerdo (como un candidato a la UE, los posibles candidatos y los países de la AELC) pero que hasta el momento no se han implicado, sigan el progreso de las negociaciones y puedan influir en el mismo.
  • Garantizará que se respeta la confidencialidad y se reduzca la divulgación no autorizada de documentos.
  • Reducirá la confianza en los documentos filtrados y creará condiciones de competencia equitativas para que todos participen.
  • Dará como resultado una carga menor para la Comisión en términos de respuesta de las solicitudes de acceso público a los documentos.
  • Permitirá a las PYME adaptarse a las cambiantes condiciones de mercado, aplicando gradualmente las medidas que serán necesarias a partir de la entrada en vigor del acuerdo.

Por otro lado, otro participante defendió que una mayor transparencia:

  • Derivará en un resultado peor (o en ningún resultado) para la UE por tres motivos: i) mostrar tus cartas a tu socio opositor en cualquier negociación comercial debilita tu poder de negociación; ii) los documentos publicados proporcionarán a los detractores inagotables detalles técnicos sobre cómo elaborar reclamaciones falsas basadas en siniestros escenarios relacionados con la privación para la población europea de sus derechos políticos y laborales, la protección respecto a sustancias dañinas, etc.; iii) la Comisión se encontraría con una sobrecarga de peticiones para refutar falsas acusaciones, corregir malentendidos o explicar las complejidades de la política comercial en general. Una serie de contribuciones señalaron que los intereses estratégicos de la Unión deben seguir siendo confidenciales a lo largo de las negociaciones. En caso contrario, es probable que tenga efectos perjudiciales sobre el resultado de las negociaciones.

Por último, algunos participantes sostuvieron que nunca se concederá una mayor transparencia porque ello conllevaría la renuncia total a las negociaciones de la ATCI.

4. Panorama general de otros puntos planteados

Contenido de las negociaciones

Aunque la Defensora del Pueblo Europeo destacó que su consulta pública no guardaba relación con el contenido de las negociaciones, algunas personas físicas manifestaron inquietudes respecto de las siguientes cuestiones:

Estándares europeos

Las personas físicas cuestionaron si la UE mantendrá sus elevados estándares en los ámbitos del bienestar social, la vida laboral, la calidad de los alimentos, la agricultura sostenible, etc.

Repercusiones en los servicios públicos

Se plantearon inquietudes en relación con la posible privatización de los servicios públicos, en especial en los ámbitos de la salud y la educación.

Repercusiones sobre los países con bajos ingresos

Algunos participantes señalaron que la ATCI podría tener consecuencias negativas en los países menos desarrollados.

Mecanismo de solución de controversias entre inversores y Estados (ISDS)

Muchos particulares expresaron sus inquietudes en relación con el mecanismo para la solución de controversias entre inversores y Estados.

Beneficio económico

Algunos participantes hicieron referencia a los estudios que han demostrado que la ATCI llevará aparejados escasos beneficios económicos.

Plazo

Algunos participantes insistieron en que el plazo en el que deben concluir las negociaciones de la ATCI es demasiado corto. Sostienen que cuanto más rápido sea el proceso, menor será su transparencia.

Cese de la ATCI

Algunos participantes reclamaron que se pusiera fin a las negociaciones.

Debate en los Estados miembros

Según algunos participantes, deberá celebrarse un proceso de consulta obligatorio y prolongado en cada Estado miembro sobre si el gobierno en cuestión debería firmar el acuerdo. Algunas de las respuestas indicaron que se llevase a cabo un referéndum en cada Estado miembro antes de celebrar el acuerdo. Otras insistieron en que el acuerdo debe someterse a un proceso de ratificación por parte de los parlamentos nacionales. También cabe prever una mayor implicación de las autoridades locales. Muchas de las respuestas mencionaron una falta de información al público en los Estados miembros y la necesidad de ofrecer más información a través de los medios de comunicación.

Otros acuerdos

Según algunos de los participantes, los encomiables esfuerzos realizados por la Comisión y los EE. UU. para aumentar la transparencia en las negociaciones de la ATCI deben reproducirse en otros acuerdos comerciales que la Comisión está negociando. Otra de las respuestas sugería que la UE no negociara con ningún socio comercial que no aceptase comprometerse en charlas basadas en la responsabilidad y la apertura democráticas.

El trabajo del Defensor del Pueblo

Pese a la buena acogida dispensada a la decisión adoptada por la Defensora del Pueblo de convocar una consulta pública, varios participantes señalaron que la labor de la Defensora del Pueblo no goza de un conocimiento suficiente. Por lo tanto, es improbable que las respuestas reflejen la generalizada oposición pública a la ATCI. Otros participantes, que solo tuvieron conocimiento de la consulta pública siete días antes de que concluyese, criticaron el corto plazo acordado para la respuesta.

Por lo que se refiere al seguimiento de la consulta pública, uno de los contribuyentes señaló que, por cada medida que la Defensora del Pueblo sugiera a la Comisión, esta última deberá indicar cómo y cuándo será aplicada. En el caso de que una medida particular no vaya a ser aplicada, la Comisión deberá explicar el motivo.

Finalmente, se animó a la Defensora del Pueblo a ampliar sus investigaciones a otros acuerdos de libre comercio, incluido el Acuerdo sobre el Comercio Internacional de Servicios (TISA), el Acuerdo Económico y Comercial Global (AECG) y otros acuerdos bilaterales de libre comercio.

Anexo: Lista de contribuciones

A continuación, se indican las contribuciones que se enviaron al buzón específico de la ATCI.

Organizaciones

  1. Access Info Europe
  2. Access
  3. Allianz der öffentlichen Wasserwirtschaft e.V.
  4. Alpe Adria Green
  5. American Chamber of Commerce to the EU (AmChamEU)
  6. Bundesverband der Deutschen Industrie
  7. Bundesverband Öffentliche Dienstleistungen (bvöd)
  8. Business Europe
  9. City of Munich
  10. Client Earth
  11. Compassion in World Farming
  12. Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE)
  13. Confederation of Danish Industry
  14. Confederation of Swedish Enterprise
  15. Copa - Cogeca
  16. Corporate Europe Observatory (CEO)
  17. Dansk Magisterforening
  18. Elinkeinoelämän Keskusliitto (EK)
  19. European Association for the Education of Adults (EAEA)
  20. European Centre of Employers and Enterprises providing Public Services (CEEP)
  21. European Consumer Organisation (BEUC)
  22. European Digital Rights (EDRi)
  23. European Milk Board
  24. European Movement International
  25. European Public Health Alliance (EPHA)
  26. European Services Forum (ESF)
  27. European Trade Union Committee for Education (ETUCE)
  28. European Trade Union Confederation (ETUC)
  29. Foliovision
  30. Food & Water Europe
  31. Forum Informationsfreiheit
  32. Foundation for a Free Information Infrastructure (FFII)
  33. Friends of the Earth Germany (BUND)
  34. Friends of the Earth Europe
  35. Fundacja Panoptykon
  36. GMB Trade Union
  37. Handwerkskammer für München und Oberbayern
  38. Instytut Globalnej Odpowiedzialnosci Polska (IGO)
  39. Irish Business and Employers Confederation (IBEC)
  40. Irish Creamery Milk Suppliers Association (ICMSA)
  41. L'Assocation EDA (Environnement et Développement Alternatif)
  42. Maison du Peuple d'Europe - Huis van het Volk van Europa
  43. Pacte Civique
  44. Sindikat Vzgoje, Izobraževanja, Znanosti in Kulture Slovenije (VIZ)
  45. Standing Committee of European Doctors (CPME)
  46. Stop TTIP UK
  47. Trades Union Congress (TUC)
  48. Transatlantic Business Council (TABC)
  49. Transatlantic Consumer Dialogue (TACD)
  50. Transport & Environment
  51. Umweltinstitut München
  52. Unite the Union Ireland Region
  53. Verband der Automobilindustrie (VDA)
  54. Verbraucherzentrale Bundesverband e.V.
  55. Women in Europe for a Common Future (WECF)

Miembros del Parlamento Europeo

Neena Gill, diputada al Parlamento Europeo (Grupo S&D)

Yannick Jadot, diputado al Parlamento Europeo (en nombre del grupo Verdes/Alianza Libre Europea)

Anne-Marie Mineur, diputada al Parlamento Europeo (GUE/NGL)

Particulares

Se recibieron 257 contribuciones de particulares.



[1] El 24 de octubre, la organización SomeOfUs animó a sus miembros a responder a la consulta pública. Muchos de los correos en cuestión se recibieron a lo largo de los días posteriores.

[2] Puede existir un considerable grado de yuxtaposición entre las diferentes categorías mencionadas.

[3] Algunos participantes sugirieron que los EE. UU. proporcionasen resúmenes significativos y no confidenciales de sus posiciones de negociación y que los documentos de la UE y de los EE. UU. fueran puestos a disposición del público de forma equilibrada, de forma que no comprometieran ninguna de las posiciones de las partes negociadoras.

[4] Una serie de participantes mencionaron el asunto C-350/12 P, Consejo contra In ’t Veld, sentencia del Tribunal (Sala Primera) de 3 de julio de 2014, aún no publicada.

[5] Se realizaron otras sugerencias respecto de las negociaciones internacionales futuras, entre las que se incluyen que deberían realizarse consultas públicas antes de que comiencen las negociaciones y después de que la Comisión haya recibido las directrices de negociación por parte del Consejo.

[6] A modo de ejemplo, el 25 de noviembre de 2014, el equipo de negociaciones de la ATCI de sustancias y preparados químicos de la UE se reunió con organizaciones de la sociedad civil de la Unión Europea.

[7] Véase, en particular, las respuestas de los tres diputados al Parlamento Europeo que se mencionan en el anexo.

[8] Un participante señaló que, no obstante, gran parte de la negociación se llevó a cabo en reuniones no públicas e «informales».

[9] Este participante hizo referencia al siguiente documento: Documento nº 153 de la Política Comercial de la OCDE, «Pruebas cuantitativas de la transparencia en los acuerdos comerciales regionales».